Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

La Rosa y el Dragón

Cuenta la leyenda, que en la vieja ciudad de Vilamont, un viejo rey se vio en una encrucijada de la que de difícil manera podría escapar.
El «Senyor Drac», como le gustaba que le llamaran, apareció una noche fría de invierno en las tierras del reino. Tenía hambre, estaba agotado de su largo viaje y deseaba con todas sus fuerzas desposar una bella dama. Había oído que hacía tiempo que el buen rey deseaba un heredero para su trono. Pero su hija, una joven demasiado curiosa y con ganas de aprender, se negaba a tomar la mano de cualquiera. Así que, cargando con su capa y con su afilada sonrisa más blanca que nunca, allá que se fue.
El problema fue cuando la gente vio llegar volando a semejante esperpento: un enorme reptil alado, ataviado con una capa roja, y unos hilillos de humo saliendo de su enorme hocico.
—¡Dios nos coja confesados! —gritaban unos.
—¡Mare de Dèu! ¡Mare de Dèu! —se lamentaban otros.
El rey conoció la noticia de sopetón, cuando el dragón se posó en lo alto de la torre d…

Seguidores del blog:

Entradas más recientes

Frankestein

Dime...

La Magia de lo Nuevo

Con Azúcar, Por Favor

Despertando al Diablo (Parte final)